COMER EMOCIONAL

Detrás de todos los trastornos alimentarios hay un patrón de conducta que se llama comer emocional: comer sin hambre física real, en respuesta a determinadas emociones, productos que, por sus componentes químicos, estimulan el cerebro y son altamente adictivos y tóxicos para el sistema.

Casi todas las personas incurren en un grado mayor o menor de comer emocional. Así que ¿cuál es tu conexión emocional con la comida?… o piensas que tú no tienes ninguna. Parece que en nuestras sociedades, la mayoría de nosotros tiene unas relaciones bastante complejas con la comida. La conexión entre comida y emociones para los humanos es generalmente inmensa. Comemos para celebrar; comemos si nos sentimos tristes; comemos para recompensarnos; comemos porque alguien nos ofrece algo y nos sentimos obligados…Irónicamente, pocas veces parece que comamos simplemente para nutrir el cuerpo. Y además tendemos a discutir en tan pocas ocasiones nuestras fuertes conexiones emocionales con la comida. Algunas personas quizás nunca hayan pensado siquiera en ello.

¡IDENTIFICALO Y RESULVELO con nuestra ayuda! Esto es parte fundamental del tratamiento.

Galería