El PRP estimula los fibroblastos de piel al sobreexpresar dos componentes de especial importancia.

Uno de ellos participa en la hidratación necesaria de la piel, mientras que el otro es un potente factor antifibrótico y antiinflamatorio.

Antes / Después